Seis años después del partido entre Levante y Zaragoza que desató señalamientos por amaño, el caso sigue abierto aunque este lunes Javier Aguirre, uno de los mencionados, libró una importante batalla.

La magistrada Isabel Rodríguez determinó darle un “carpetazo” provisional a la investigación al determinar que no existen pruebas para procesar a los entrenadores y futbolistas que participaron en dicho encuentro.

Sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción podrá apelar este dictamen ante la Audiencia Provincial, lo cual harán también la Liga y el Deportivo La Coruña, que descendió por el resultado de aquel encuentro en que el Vasco era director técnico del Zaragoza.

En dicho partido y también con ese club participó el ya exjugador del Toluca, Paulo da Silva, quien este semestre volvió al futbol de su país, Paraguay.

El partido se jugó el 21 de mayo del 2011 y el Zaragoza ganó 2-1, con lo cual celebró la salvación, si bien luego hubo imputaciones contra 42 personas que participaron del juego donde el triunfo era obligatorio para el club del mexicano.

En el caso se mencionó que elementos del Levante fueron sobornados y que la suma por todo ello alcanzó 1.2 millones de euros, por lo cual Aguirre recibió un depósito de 90 mil euros por parte del presidente del Zaragoza, Agapito Iglesias, quien destinó cantidades similares a varios de sus jugadores.

Si bien el Vasco este lunes libró una batalla, no ha salido del todo inmune, ya que cuando estalló el escándalo fue cesado de la Selección de Japón.

Advertisements