Charlie Gard, el bebé de 11 meses con una rara enfermedad terminal cuyo tratamiento enfrentó a sus padres con la Justicia británica, murió este viernes, informó un vocero de la familia.

“Nuestro hermoso pequeño varón se ha ido. Estamos tan orgullosos de ti, Charlie”, dijeron los padres, Connie Yates y Chris Gard, en un comunicado.

LEER MÁS Charlie Gard será llevado a un hospicio para morir

Charlie padecía una enfermedad genética llamada síndrome de depleción del ADN mitocondrial, la cual le provocó un daño cerebral considerado irreversible.

Desde octubre estaba internado en el hospital infantil londinense Great Ormond Street (GOSH), donde se mantenía con vida gracias a un soporte de ventilación artificial.

Connie Yates y Chris Gard junto a su bebé, Charlie Gard. Connie Yates y Chris Gard junto a su bebé, Charlie Gard.

El pequeño, que estaba a días de cumplir un año, no podía ver ni oír y no era capaz de moverse, respirar o tragar por su cuenta.

Redacción Animal Político

Advertisements

¿Qué te parece?