CANCÚN, Qroo. (proceso.com.mx).- Holbox está en su momento de mayor bonanza económica del año, pues es la temporada del tiburón ballena, cuando los prestadores de servicios apenas se dan abasto para atender cientos de turistas que llegan día a día para el avistamiento del enorme pez.

Sin embargo, en Holbox hay preocupación por el crecimiento desbordado de la actividad turística y de cuartos de hotel que han rebasado la capacidad de servicios públicos de este pequeña isla de 40 kilómetros de largo y dos de ancho.

Activistas locales convocaron a cerrar el acceso a la isla el próximo domingo luego que los servicios públicos, como la dotación de potable y energía eléctrica, así como el drenaje quedaron rebasados ante el ingreso masivo de turistas.

holbox-colapsa-por-la-falta-de-agua-y-luz-600x424-1-1.png

En un comunicado, los activistas advierten que al “día de hoy no hay garantía de los servicios básicos” y que la isla está en “estado de emergencia”.

El cierre está convocado para este domingo 30 de las 10:00 a las 16:00 horas.

Y señalaron:

“Debido al desabasto de agua, nulo funcionamiento del drenaje, fallas graves en el suministro de la energía eléctrica y falta de compromiso por parte de las autoridades municipales y estatales, es necesario impedir el acceso a la isla de Holbox, la cual ya se encuentra en un estado de emergencia”.

En su oportunidad, el presidente municipal de Lázaro Cárdenas, Emilio Jiménez Ancona, reconoció que su gobierno carece de recursos para dotar de servicios a la isla, que presenta un crecimiento desordenado.

Por su parte, activistas han cuestionado al gobierno federal por carecer de voluntad para atender la problemática ambiental de la isla.

holbox-colapsa-no-hay-servicios-basicos-para-habitantes-y-turistas-600x424

La principal exigencia es publicar el plan de manejo de la Área Natural Protegida (ANP) de Yum Balam, en donde se ubica la isla de Holbox.

Ante la falta de este instrumento, tampoco al ayuntamiento local ha elaborado el plan de desarrollo urbano para la ínsula.

Sin embargo, continúa la construcción y ampliación de hoteles y de nuevos comercios sin parámetros urbanos y ambientales.

Redacción Proceso