Mazatlán, Sin. Ocho personas, la mayoría familiares, fueron asesinadas en la comunidad serrana de El Batel, a unos 35 kilómetros de la cabecera municipal de Concordia.

La Secretaría de Seguridad Pública municipal confirmó que los asesinados -cinco decapitados, dos ultimados con armas de fuego y uno colgado- eran pobladores de Potrerillos, que se ubica a solo dos kilómetros de las comunidades de Chirimollos y La Petaca, suyos moradores abandonaron en los últimos 10 a consecuencia del temor y de la violencia que asola la región de la sierra, que colinda con Durango.

De acuerdo con reportes policíacos, familiares de las víctimas reportaron que por lo menos ocho personas habían sido asesinadas y sus cuerpos se encontraban en el rancho El Aserradero, perteneciente al pueblo El Batel, de la comunidad de Potrerillos.

Fue hasta la tarde noche que los elementos de las corporaciones policíacas del municipio, con apoyo del Ejército y de la Fiscalía General, que acudieron a la población para confirmar la versión de la denuncia de los familiares.

Las personas muertas fueron identificadas como los hermanos Ernesto y Efrén, además de sus sobrinos Aaron y Rubén, y otro amigo de nombre Erasmo, quienes fueron decapitados. También Erasmo e Ibro, personas ahorcadas, y otro más de nombre José Francisco, muerto a golpes.

De acuerdo con las versiones de los pobladores, todos los hombres se dedicaban a labores del campo y regresaban a sus viviendas a Potrerillos por un camino llamado Los Ocotes.

Apenas el pasado 4 de mayo fueron asesinados tres maestros de telesecundaria y primaria en las inmediaciones de estas poblaciones.

Redacción La Jornada

Advertisements