BBVA Bancomer reportó buenas cifras al cierre del primer semestre del año, que reflejan las condiciones económicas favorables que tiene el país, aseguró el director general de la entidad financiera, Eduardo Osuna.

Precisó que durante el segundo trimestre del año el grupo financiero reportó una utilidad neta de 11,383 millones de pesos, con un crecimiento de 8.4% a tasa anual, con lo que en la primera mitad del año las ganancias ascendieron a 23,188 millones de pesos, 12.6 por ciento más.

Con estos resultados, BBVA Bancomer aportó 46.8 por ciento de todo el grupo BBVA a nivel global durante el segundo trimestre del año, mayor al del trimestre anterior de 44.7%, debido principalmente al efecto del tipo de cambio.

“El desempeño financiero de Bancomer es un claro reflejo del desempeño de la economía mexicana”, dijo el directivo en conferencia de prensa, donde destacó que “claramente la incertidumbre (por el Efecto Trump) ya pasó” y hoy se observa más estabilidad luego de un cierre de 2016 e inicio de 2017 complicado.

Para el directivo, “estamos viendo un cambio estructural que demuestra una resistencia brutal a factores externos”, además hay más claridad en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y se observa una mayor confianza de los consumidores.

A inicios de 2017, BBVA Bancomer estimó un crecimiento para la economía mexicana de 1.0%, cifra que subió a 1.6% en la actualidad, debido a la mejora de diversos indicadores domésticos, aunque todavía se esperan impactos derivado sobre todo de la renegociación del TLCAN.

Argumentó que Bancomer mantendrá su ritmo de inversión, por alrededor de 300 millones de dólares al año, pues pese al proceso de renegociación las expectativas del banco no cambiaron.

“No ha cambiado en absoluto el ritmo de inversión” y esto se debe a que la entidad tiene una visión de largo plazo en el país, que va mas allá del cambio de administración, además que hoy hay una certidumbre “bastante aceptable”.

La entidad financiera mostró un crecimiento en su cartera total de 8.3% a tasa anual y de 6.4% en la captación de recursos.

De manera precisa, la cartera empresarial tuvo un avance de 8.8% a 587,000 millones de pesos; el crédito para mediana empresa y corporativos avanzó 14%; para gobiernos bajó 7.0% y para entidades financieras subió 22 por ciento.

El crédito al consumo creció 7.7% a 253,000 millones de pesos; a su interior, el crédito automotriz se incrementó en 23%, “reflejo claro de lo que está pasando en la economía mexicana, de la confianza de los consumidores”.

El crédito personal subió 14 por ciento y el de nómina moderó su crecimiento a 2.0 por ciento. Según se informó, parte del comportamiento del crédito de nómina se debe a la baja de la actividad en estados petroleros, derivado de la baja en los precios del petróleo, pero se espera que mejore la situación.

Fuente: El Economista