El judoca Yazar Prieto y la gimnasta Kimberly Salazar sufren la falta de apoyo de las autoridades correspondientes para asistir a competencias internacionales en sus categorías, por lo que se tiene que ver en la obligación de buscar recursos por otros medios.

El primero, está calificado al mundial Sub 18 de Judo a realizarse en Chile, sin embargo no cuenta con el monto necesario para pagar el viaje y los servicios necesarios para su competencia, por lo que salió a las calles del centro histórico de la CDMX a pedir dinero a la gente. Con un letrero en el pecho y bote donde recolectaba dinero, el atleta mexicano lamentó la falta de atención de los dirigente deportivos en México. Por su parte la gimnasta vende calendarios para poder juntar dinero y asistir al Panamericano en Daytona, Estados Unidos.

No es la primera vez que la Federación de Judo está envuelta en escándalos de este tipo. Desde 2009, el organismo ha sido acusado por atletas en irregularidades y faltas de apoyo. Apenas en 2016, el Presidente de dicha Federación Manuel Larrañaga incurrió en desa­cato ante la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD) sin embargo no fue sancionado.

Ya ha habido casos de atletas mexicanos que se han visto en la necesidad de salir a la calle a pedir apoyos para representar a México en competencias en el extranjero. Los boxeadores mexicanos Lindolfo Delgado, Joselito Velázquez, Misael Rodríguez, Marvin Cabrera, Edgar Ramírez y Raúl Curiel subieron a camiones de la CDMX para pedir ayuda y poder asistir al mundial de box en Doha, Qatar. Mismos pugilistas que representarían a México 1 año después en los Juegos Olímpicos de Río 2016 donde Misael se quedaría con la medalla de Bronce.