Incrédulos y sorprendidos, así acogieron los turistas el hundimiento en directo de una pagoda budista en aguas del río Ayeyarwaddy, en Myanmar.

El templo está situado en localidad de Pakokku, en la región central de Magway. Los expertos creen que las últimas lluvias provocaron una crecida de las aguas que rodeaban al santuario y además debilitaron la estructura, provocando el fatal desenlace. No se ha producido ningún herido.

Redacción 20 minutos

Advertisements

¿Qué te parece?