En Twitter, el presidente de EU asegura que tomó la decisión tras consultar el caso con sus generales y expertos militares

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy su decisión de prohibir que los transexuales sirvan en las Fuerzas Armadas del país, tras haber consultado con sus “generales y expertos militares”.

Trump hizo el anuncio a través de su cuenta personal de Twitter y detalló que su Gobierno “no aceptará ni permitirá” que personas tránsgenero “sirvan en ninguna capacidad” en las Fuerzas Armadas.

Nuestras fuerzas armadas deben centrarse en la victoria decisiva y arrolladora, y no pueden ser lastradas con los enormes costes médicos y la perturbación que implicarían los tránsgenero”, argumentó Trump en otro tuit.

Captura de pantalla 2017-07-26 10.15.23.png

En junio de 2016, el entonces secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, anunció en una rueda de prensa desde el Pentágono que “con efecto inmediato” las Fuerzas Armadas quedaban abiertas a los transexuales.

Después el Gobierno de Barack Obama, cuyo mandato terminó en enero pasado, fijó el 1 de julio de 2017 como la fecha para empezar a reclutar a transexuales para las tropas.

Pero el Pentágono anunció apenas unas horas antes, el pasado 30 de junio, un aplazamiento de seis meses, hasta el 1 enero de 2018, del reclutamiento de transexuales para servir en las Fuerzas Armadas.

Durante este periodo se iban a revisar los planes de adhesión de los transexuales y el posible “impacto” en la “preparación y poder letal” de las Fuerzas Armadas, detalló entonces el Pentágono.

Ese aplazamiento no afectaba a los transexuales que ya se encuentran sirviendo en las Fuerzas Armadas y cuyo futuro es incierto con la decisión anunciada hoy por Trump, que no precisó en sus tuits cuándo y cómo se aplicará su prohibición.

En enero pasado, apenas unos días después de llegar a la Casa Blanca, Trump prometió la continuidad de una orden ejecutiva de Obama que prohíbe a las empresas que tengan contratos con el Gobierno federal discriminar a sus empleados LGBT.

Redacción Excelsior