“La lápida saltó en pedazos al primer golpe de la piocha, y una cabellera viva de un color cobre intenso se derramó fuera de la cripta. El maestro de obra quiso sacarla completa con la ayuda de sus obreros, y cuanto más tiraban de ella más larga y abundante parecía, hasta que salieron las últimas hebras todavía prendidas a un cráneo de niña”.

 

Radiantes, sin ideas ni prejuicios es como respiramos por primera vez al mundo, y solo tal vez con el final de nuestros días lamentamos lo que otros labraron en nosotros, fuimos testigos presenciales de su gracia aunque nunca esbozamos sonrisas ni supimos decir gracias… Y aquellos que culpamos, aquellos que nos robaron la vida y dejaron de nosotros solo un suspiro entre sus manos; esos no son nada, son muchos y son nadie, pero a pesar de su verdugo no pudimos alejarnos, no quisimos ser libres, no supimos ser amantes.

Así es como sentimos, así es como miles de niños y niñas de todas nacionalidades, hombres y mujeres con distintas condiciones sociales, llegaron al mundo antes de ser prostituidos, vendidos y explotados como si fueran nadie; pero su corazón latió cada día, y con cada hora hundidos en el infierno fingieron ser amantes, fingieron esbozar sonrisas, los forzaron a decir, gracias.

La luz y oscuridad con las mismas palabras, con los mismos rostros de carne y hueso, que al igual que tú y que yo, están llenos con deseo, miedo y soledad. Al final algunos empuñan el odio y deciden ser inquisidores, mientras otros callan, lloran y se levantan para ser guardianes, ser día y evitar más sangre.

¿Qué es la trata de personas?

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional, también conocida como Protocolo de Palermo, la define así:

“a) Por “trata de personas” se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos”.

¿Y eso aplica para México?

Recordemos que en fecha 10 de junio de 2011, México elevó a rango constitucional los tratados internacionales que versan sobre Derechos Humanos de los cuales es parte.

El 13 de diciembre del año 2000, México firmó el protocolo, pero no fue sino hasta el 22 de octubre de 2002 que el Senado de la República lo aprobó. El acuerdo se ratificó en fecha 4 de marzo de 2003, por lo que la entrada en vigor sucedió el 25 de diciembre de 2003.

En otras palabras, México, como Estado Miembro de las Naciones Unidas y parte de este protocolo, lleva poco menos de 14 años implementándolo a través de la Comisión Intersecretarial para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Atención y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos.

 

La incredulidad resiste más que la fe, porque se sustenta de los sentidos”.

 

¿Qué modalidades de trata de personas existen en México?

Del Diagnóstico Nacional sobre la Situación de Trata de Personas en México, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, podemos inferir que entre las modalidades más comunes están: explotación sexual (prostitución, pornografía, matrimonios forzados), trabajos forzados (todos los trabajos o servicios forzados, entre ellos servidumbre doméstica y mendicidad obligada) y venta de niños y niñas; aunque no son las únicas, pues si bien es cierto que algunas de estas modalidades no se contemplan en el Protocolo de Palermo, también lo es que cada región atiende a circunstancias culturales, sociales y de vulnerabilidad muy distintas entre sí, y como resultado, formas de explotación únicas en cada región. Como ejemplo de lo anterior, en ciertas zonas del país se ha identificado la modalidad de trabajo forzado vinculado con actividades delictivas, entre estas, narcotráfico.

 

“Siempre había pensado que dejar de creer causaba una cicatriz imborrable en el lugar donde estuvo la fe y que impedía olvidarla”.

 

¿Cómo es que una persona puede convertirse en víctima de trata de personas?

De la misma manera el diagnóstico nos señala diversos factores de vulnerabilidad; entre los perfiles más buscados por los tratantes están:

▪ Personas con escasos recursos económicos.

▪ Jóvenes, mujeres, niños y niñas, y población indígena.

▪ Personas discriminadas por razones de diversidad sexual y discapacidad.

▪ Personas con carencias afectivas y emocionales, baja autoestima y/o violencia intrafamiliar.

 

“Le dijo que el amor era un sentimiento contra natura, que condenaba a dos desconocidos a una dependencia mezquina e insalubre, tanto más efímera cuanto más intensa”.

 

¿Cuáles son los mecanismos de captación más usados por los tratantes?

• Engaño (falsas promesas de trabajo, oportunidades de fama y dinero, viajes).

• Enamoramiento (falsas promesas de matrimonio, embarazo de la víctima con la intención de manipularla a través del menor).

• Captación por medio de otras víctimas (como resultado del abuso psicológico al que las víctimas son sometidas durante años, eventualmente también pueden convertirse en victimarios).

Hoy en día, el internet juega un papel fundamental como uno de los recursos más empleados por los tratantes.

 

¡AVISO!

Fin del apartado técnico

 

La siguiente semana, algo diferente…

 

@MarcoReyesMX                

Advertisements