Una familia de Queensland, en Australia, vivió momentos de terror al descubrir una gigantesca araña dentro de su casa.

El arácnido del tamaño de la palma de un adulto, yacía en una esquina afuera de la cocina, a lo que la mujer y su acompañante respondieron con gritos y optaron por encerrarse con todo y su gato.
Lauren Ansell, una de las víctimas del horror, bautizó a la arañota como “Aragog”, nombre sacado de la saga de Harry Potter, debido a su enorme tamaño.

Aunque no querían matarla, les daba pánico el pensar siquiera en moverla, por lo que intentaron que su gato fuera el valiente que la ahuyentara, pero tampoco funcionó.
Al final, la araña se fue por sí sola y desapareció entre el pasto del jardín, aunque bien podría seguir en la casa y convertirse en un extraño inquilino más.
Está en el jardín y no la hemos visto desde entonces. Pero está viva y no queremos matarla”, aseguró Lauren.

Con información y video vía Daily Mail.

Advertisements