Utilizar el celular al momento de conducir un automóvil, es junto con el exceso en el consumo de bebidas embriagantes y alta velocidad, factores con mayor incidencia que provocan accidentes de tránsito.

Organizado por el ayuntamiento de Metepec, se llevó a cabo una jornada de concientización para evitar el uso de telefonía celular al manejar; allí, la Unidad de Análisis Criminal de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, reveló que en la entidad el año pasado, alrededor de dos mil personas perdieron la vida y casi tres mil más sufrieron lesiones derivado de las tres causas antes mencionadas.

Por lo que respecta a Metepec, el director de Seguridad Pública y Tránsito del municipio, Jesús Alberto Ramírez Manzur, señaló que gracias a programas de concientización, así como la aplicación permanente del alcoholímetro, entre otras acciones y operativos igual de relevantes, se ha disminuido los percances viales, al registrar 633 siniestros en el 2016 contra 679 suscitados en el 2015; mientras que este año, precisó, el índice marca un decremento.

El titular de la Unidad de Análisis Criminal de la CES, David Alberto Izquierdo Sánchez Hidalgo, señaló que se ha vuelto un hábito recurrente el uso de dispositivos móviles al momento de manejar, lo que genera distracciones que en un segundo, pueden cambiar la vida de la personas, no sólo de los que conducen, también de acompañantes y peatones.

En representación del alcalde David López Cárdenas, el Secretario del Ayuntamiento, Alejandro Abad Lara Terrón, destacó el alto interés y trabajo del gobierno de Metepec, por inhibir condiciones y circunstancias que pongan en  riesgo la integridad de las personas y la población en general, por lo que habrán de seguir realizando jornadas de concientización en diferentes círculos de la sociedad.

Por su parte, la regidora Ana Nora Malagón Gutiérrez, impulsora de la campaña, subrayó que toda emisión de mensajes de texto, consulta de redes sociales y hablar por teléfono celular, pueden esperar mientras se conduce un vehículo, pues “representa un acto de responsabilidad y ejemplo para los menores, permitiendo con ello, disminuir considerablemente la posibilidad de sufrir un accidente y todo lo que puede representar dicha situación”.