El dirigente del organismo patronal detalló que nociones como liderazgo y lealtad corporativa tienen un nuevo significado para aquellos nacidos entre 1983 y 2001, pues sólo 9 de cada 100 personas en este rango de edades buscan quedarse permanente en una empresa, según estudios.

Castañeda Monter agregó que 60 por ciento de los millennials han cambiado de carrera y una tercera parte busca que su empleador le ofrezca un plan de carrera bien establecido o, de lo contrario, renunciará.

Si bien aseguró que no busca estigmatizar a las personas de estas edades, lamentó que la mayoría de ellas “está educada por  la televisión o por dispositivos electrónicos”, y no cuentan con la “disciplina rígida” que tuvieron generaciones anteriores.

El empresario fue más allá y dijo que los millennials llegan a ser un “dolor de cabeza” pues se muestran “poco tolerantes”en los ambientes laborales actuales, característica que tiene que ver, en su opinión, con la manera en que estructuran sus pensamientos y su sentido de inmediatez, que obliga a los patrones a adaptarse a las exigencias de los empleados para evitar demasiadas rotaciones.

Fuente: La Jornada