La capital del Estado de México posee importante acervo arquitectónico religioso, representado en sus capillas de barrio e iglesias, derivado del proceso de conversión a partir de la conquista del imperio azteca por los españoles, afirmó María Eugenia Rodríguez Parra al impartir la conferencia “Ruta de la Evangelización Franciscana en el Valle de Toluca del Siglo XVI”.
            Señaló que muchos de esos espacios católicos tenían como propósito someter a los indígenas para que dejaran de lado a sus deidades por el Dios Verdadero, para lo cual muchas edificaciones fueron construidas encima de esos centros de adoración tradicionales de los pueblos originarios, adoctrinamiento que permeó y permitió la aceptación de esa religión en la Nueva España y etapas posteriores del país.
Con este tipo de actividades, la administración municipal de Toluca, en coordinación con el Gobierno del Estado de México  y sus respectivos archivos históricos, conserva y difunde nuestra cultura y tradiciones dentro del “Ciclo de Conferencias Historia de Toluca”, en su edición XVII, ponencias que se realizan en el Museo José María Velasco todos los martes en punto de las 16:00 horas.
            La historiadora del arte explicó que las divinidades de los pueblos originarios de la región, fueron derribadas y situadas hacía el sur en lugar del norte, punto cardinal que era considerado inadecuado por las culturas indígenas, siendo reemplazadas por las construcciones católicas cuyas fachadas muestran rasgos de identidad propia de cada congregación.
            Con una arquitectura religiosa propia, en Toluca se encuentran inmuebles representativos como las capillas e iglesias de San Diego Alcalá, San Juan Bautista de Dios, Santa Bárbara, San Luis Obispo, San Juan Evangelista (San Juan Chiquito), Nuestra Señora de los Ángeles en Tecaxic, la Capilla del Panteón e iglesia de San Francisco situadas en Calixtlahuaca, comunidad que fue importante centro ceremonial matlatzinca, entre otras, resaltó Rodríguez Parra.

Advertisements