Las volcaduras aparatosas y mortales de tráileres y camiones de carga registrados en el kilómetro 41 de la nueva autopista La Marquesa-Toluca, obligó a construir una nueva rampa de emergencia y a realizar adecuaciones viales en la caseta de cobro.

Antes de cumplir un año, el tramo de 12 kilómetros de la nueva autopista que va de La Marquesa a Lerma, registró 28 accidentes, cinco de ellos graves, tres generaron una decena de lesionados y siete personas fallecidas.

Fue una fatal coincidencia que del 19 de abril al 27 de mayo se registraran tres trágicos camionazos, donde se conjugó el mal estado de las unidades con la impericia de los conductores, que al quedarse sin frenos en una autopista en descenso, optaron por no usar la rampa de emergencia que se ubica a dos kilómetros de la caseta de cobro, consideró el ingeniero Gerónimo Báez Torres, subdirector de Obras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Los camioneros no usaron la rampa de seguridad que ya existía “por falta de pericia que se ha conjugado con fallas mecánicas, exceso de velocidad” y la pendiente en descenso de este tramo, apuntó el subdirector de la SCT.

Fuente: El Universal

Advertisements