La Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP), a través de la Unidad de Inteligencia Financiera y el gobierno de Suiza, investigan la red la triangulación de dinero de Javier Duarte.

Los recursos, presuntamente depositado por Moisés Mansur Cisneyros en cuentas radicadas en Suiza, habrían servido para crear una empresa fantasma que ordenó Duarte de Ochoa, así como para adquirir bienes muebles e inmueble.

En la primera comparecencia de Duarte de Ochoa ante un juez de Control en México, los tres fiscales de la Procuraduría General de la República (PGR) que acusan al ex gobernador indicaron que en ese tiempo dirigió una organización criminal que operó en Veracruz, Campeche y la Ciudad de México.

Le acusan de los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita que realizó de modo “continuado y doloso” durante su mandato, y de delincuencia organizada en su carácter de “autor directo de 2011 a 2016, periodo en el que actuó por sí mismo para formar una organización criminal a la que facilitaba los recursos económicos para constituir empresas fachada e invertir dinero obtenido de las arcas del gobierno estatal”, afirmaron los fiscales.

La investigación, explicaron en la PGR, derivó de una denuncia que hizo la Secretaría de Hacienda, que hasta el momento no ha exhibido constancia alguna de haber ejercido facultades de comprobación (como las visitas domiciliarias o revisiones contables), antes de la formulación de la querella.

Entre los integrantes de la organización, la PGR dijo que figura Mansur Cisneyros, quien supuestamente recibió pagos por 223 millones de pesos de la empresa Brades SA de CV, depositados en las cuentas que maneja en Suiza, mismas que también son investigadas en colaboración con el gobierno de ese país.

Brades SA de CV es una empresa propiedad de las hermanas Nadia y Elia Arzate Peralta, que según los registros de la carpeta de investigación fue constituida el 2 de diciembre de 2009. Las hermanas Arzate fueron detenidas el 18 de octubre de 2016 y vinculadas a proceso el día 24 del mismo mes.

Se encuentran presas en Santa Martha, en la Ciudad de México y fueron sentenciadas el pasado 12 de abril a tres años y cuatro meses de prisión, pues admitieron su responsabilidad por lavado de dinero.

Los fiscales indicaron que Brades fue constituida por órdenes de Duarte de Ochoa con el uso ilícito de recursos del gobierno de Veracruz, pese a que el ex priísta tomó posesión del cargo el 1 de diciembre de 2011.

Los fiscales explicaron que Duarte lavó dinero obtenido de manera ilícita mediante la compra de parcelas ejidales en Lerma, Campeche, al empresario Mansur, por 223 millones 800 mil 963 pesos.

Las parcelas fueron vendidas a precios superiores a Brades SA de CV y, según los datos descritos en la diligencia, entre octubre de 2011 y marzo de 2016 se realizaron diversos pagos para concluir la operación.

El primer pago a Mansur fue entre octubre y diciembre de 2011, por más de dos millones de pesos de anticipo. El segundo, entre el 1 de diciembre de 2015 y 31 de marzo de 2016, por 38 millones 500 mil pesos que salieron de una cuenta en el banco Santander registrada a nombre de la Secretaría de Educación de Veracruz, misma que en los informes bancarios se constató que no existe.

Redacción El Universal