Un satélite de Deimos Imaging, empresa española especializada en sistemas de observación de la Tierra, muestra las primeras imágenes del iceberg A68 dejando de formar parte de la barrera de hielo Larsen, alejándose de la Antártida y deshaciéndose en fragmentos pequeños que podrían complicar el transporte marítimo.

En la Antártida es pleno invierno y la falta de luz dificulta la captación de imágenes del nuevo y gigantesco iceberg A-68. No obstante, los sofisticados sistemas instalados en satélites permiten comprobar que la masa de hielo separada de la plataforma Larsen C sigue su camino hacia mar abierto.

Una de las primeras imágenes de este proceso de separación fue conseguida el viernes 14 de julio con los equipos del Deimos-1, un satélite de Deimos Imaging, es una empresa española (subsidiaria de la canadiense UrtheCast Corp) especializada en sistemas de observación de la Tierra y servicios de teledetección. Deimos Imaging ha mostrado esta imagen a través de su cuenta en Twitter.

DE7lX-LXkAEhMcY

En esta imagen -en la posición vertical mostrada en Twitter- se puede observar (en el recuadro de la parte superior) la zona de ruptura final del iceberg, con un fragmento rectangular aislado. En el recuadro blanco central se muestra el detalle del gran desprendimiento del iceberg A-68, en la zona frontal que toca al mar abierto (también parcialmente cubierto por hielo y otros icebergs).

Los expertos calculan que esta parte frontal del iceberg es mucho más frágil y fina que la zona central del A-68, que puede superar los 200 metros de grosor.

 

La masa de hielo separada de la plataforma Larsen C se mueve a poca velocidad y los cálculos de los científicos indican que muy probablemente seguirá rumbo al Mar de Weddell empujada por la fuerza del viento y las corientes marinas. También es previsible que el efecto Coriolis, producido por la rotación de la Tierra, mantenga el iceberg -y sus fragamentos- relativamente cerca de la costa oriental de la Península Antártica durante varios meses.

Imagen térmica de la NASA

El satélite Aqua de la NASA captó el domingo 16 de julio una imagen térmica que también sugiere que el iceberg A-68 se ha fragmentado. En esta zona de ruptura, el hielo parece mucho más débil y se mueve con mayor rapidez.

Expertos de una docena de países trabajan en el seguimiento del iceberg A-68 y los efectos que puede tener en la estabilidad de la plataforma Larsen C.

img_jelcacho_20170718-104526_imagenes_lv_terceros_68b-kciF--656x369@LaVanguardia-Web.jpg

Advertisements

¿Qué te parece?