La familia de Juan Mena López y Juan Mena Romero, padre e hijo que fueron víctimas del socavón que se abrió en el Paso Exprés de Cuernavaca, no aceptarán la oferta de un millón de pesos del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, como ‘apoyo’ a los deudos, afirmó el abogado Darío Oscos Coria.

Oscos aclaró que el ofrecimiento de un apoyo económico por parte de Ruiz Esparza fue –como el mismo titular lo dijo– “por el mal rato que pasaron”, mas no como una indemnización legal. Sin embargo, “será rechazado por el momento”, puntualizó.

También anunció que iniciarán una demanda por daño moral contra quien resulte responsable por un monto que todavía no tienen definido


Sin la presencia de familiares, los abogados ofrecieron una conferencia de prensa en un restaurante del municipio Emiliano Zapata, en Morelos.

“La familia Mena ha instruido a este equipo de abogados a conducir las pláticas que logren una solución pacífica y amigable con los responsables de estos lamentables hechos, que en principio serían el grupo constructor Capufe, más los que puedan presentarse en función de las investigaciones y lo que se emita en los respectivos dictámenes”, indicó Oscos Coria.

Además añadió que la demanda va en dos vertientes: la indemnización por el daño material que sufrió la familia en su patrimonio; y la indemnización por daño moral, que se entiende como el duelo, la angustia y el dolor que sufren las personas ante la pérdida de un familiar.

Oscos Coria dijo que ya hay un despacho de la Ciudad de México que representa los intereses de la constructora y en los próximos días iniciarán las pláticas para encontrar una solución “con objetividad y profesionalismo” que satisfaga a la familia de los fallecidos.

“En la medida que tengamos conocimiento de cómo ocurrieron los hechos, cuando se realice el deslinde de responsabilidades, estaremos con elementos adicionales para tener una estimación y sugerir el respectivo monto de la indemnización”, contestó el abogado cuando los reporteros le preguntaron sobre la cantidad de dinero que exigirán como reparación del daño.

Redacción El Financiero