ESTADOS UNIDOS (17/JUL/2017).- Chivas completo tiene cara de campeón. Incompleto apenas es competitivo.
Esa es la lectura que deja la derrota por la mínima diferencia ante Tigres en el duelo de Campeón de Campeones, ante un estadio lleno en Carson, California.
Más allá de la enjundia y la calidad de los jóvenes rojiblancos que ingresaron al duelo en distintos momentos por necesidad, el Guadalajara volvió a mostrar que extraña en demasía a sus seleccionados de Copa Oro, más la legión de lesionados que no terminan por regresar.
El recuento de la pretemporada —donde se tiene que contabilizar este partido—, dicta un dato revelador: Guadalajara no ha logrado marcar un gol en esta etapa previa al torneo, pues su único tanto fue un autogol en el empate ante Morelia. La última oportunidad de quitarse esa cifra negra será el miércoles ante el Porto.
A menos de una semana para el debut del Rebaño en el Apertura 2017, lo único que ha quedado claro es que hay dos personajes del equipo que tienen mucho trabajo en estos días previo al inicio de la defensa del título. Matías es uno; el otro es el doctor.
Almeyda logró armar un cuadro competitivo a pesar de las lesiones y las ausencias.
Así, empezó con la zaga y la contención titulares en el torneo del campeonato. Atacó con Carlos Fierro y Ángel Zaldívar, dos habituales en el Clausura 2017. Los novatos Kevin Magaña y Ángel López comenzaron enjundiosos el partido.
La dinámica del Rebaño parecía ser la clave de nueva cuenta ante unos Tigres con muchas ausencias, pero que también presumió su músculo con los suplentes que jugaron.
Al minuto 26 se lesionaron Oswaldo Alanís y José Juan Vázquez y el partido se trastocó, pues el Rebaño perdió confianza y jerarquía con los ingresos de Miguel Basulto y Fernando Beltrán.
En esa primera mitad Rodolfo Cota fue clave para que su equipo no se fuera al descanso en desventaja, al sacar un mano a mano contra Gignac de manera magistral.
En el complemento, Chivas ya no pudo sostener la dinámica del primer tiempo y desde el inicio de la segunda mitad el balón fue de los felinos.
Tras varios intentos, incluida una falla increíble de Gignac y un disparo al poste de Eduardo Vargas, los norteños abrieron el marcador al minuto 62 en una jugada que surgió de un saque de banda por derecha donde Gignac, de espalda al arco, cedió a Vargas, quien conectó de zurda a segundo palo para abrir el marcador.
A partir de ahí Chivas se la jugó en la trampa del contragolpe en la que Tigres no fue efectivo. Al frente, Guadalajara no existió.
No hubo triplete. En lugar de eso lo que quedaron fueron muchas dudas respecto al arranque del campeón.

Informador.mx

Advertisements