El alcalde Fernando Zamora, acudió a la calle Jesús Carranza, donde se registró una oquedad de 1.20 metros de largo por 1.70 metros de profundidad, que no representa riesgo para la población. Se debe a la ruptura de una bóveda antigua cuyo largo es de diez metros en promedio, mismo que será reemplazado en su totalidad por tubería de 1.20 metros de diámetro.

Personal del Organismo Ayst, PC Bomberos Toluca, Dirección de Seguridad Ciudadana Toluca y de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana laboran en el lugar, las áreas del Municipio de Toluca lo harán durante toda la noche para que la situación quede regularizada este martes.

Advertisements