Ramzan Kadyrov, cuyo gobierno ha sido acusado de torturar e incluso matar a gays, niega que haya hombres homosexuales en la república del sur de Rusia

El líder autócrata de Chechenia ha denunciado duramente los argumentos de que su gobierno ha torturado e incluso matado a gays y negó que haya hombres homosexuales en esta república del sur de Rusia.

Ramzan Kadyrov, presidente checheno respaldado por el Kremlin, ha sido criticado ampliamente por la comunidad internacional desde que un diario ruso reportó en la primavera que sus fuerzas de seguridad habían detenido a unos 100 hombres homosexuales y luego habían torturado o matado a algunos de ellos.

Estas son tonterías. No tenemos este tipo de gente aquí. No tenemos ningún homosexual. Si es que hay alguno, llévenselo a Canadá”, dijo Kadyrov en una entrevista con el programa del canal por cable HBO Real Sports.

HBO divulgó el viernes extractos de la entrevista del 30 de junio. Kadyrov calificó de diabólicos a quienes hacen esos argumentos.

Dios los maldiga por lo que me están acusando”, dijo.

Chechenia, región mayormente musulmana en el sur de Rusia, fue devastada por dos guerras entre separatistas y fuerzas rusas en el último cuarto de siglo.

Kadyrov, exrebelde que cambio de bando y ahora es leal a Moscú, ha sido un personaje dominante desde que su padre, el presidente Akhmad Kadyrov, fue asesinado en el 2004.

Las fuerzas de seguridad de Kadyrov han sido acusadas de muchos abusos de derechos humanos, como secuestros y asesinatos en Chechenia. En el 2015, un exagente de sus fuerzas de seguridad fue hallado culpable de asesinar al líder de la oposición rusa Boris Nemtsov.

Él ha promovido fuertemente la cultura islámica de Chechenia, incluyendo la apertura de lo que se considera la mezquita más grande de Europa en la capital, Grozny.

Ávido boxeador, ha promovido las artes marciales y otros deportes de pelea en la república. HBO dice que su programa, que será transmitido el martes, analiza las iniciativas deportivas de Kadyrov.

En extractos de la entrevista, Kadyrov sostiene que Estados Unidos “está llevando a cabo una política antirrusa en contra del gobierno del país” pero luego desdeña al país norteamericano.

Estados Unidos no es realmente un país lo suficientemente fuerte como para que nosotros los consideremos un enemigo de Rusia. Nosotros tenemos un gobierno fuerte y somos un país nuclear. Aun si es que nuestro país fuera completamente destruido, nuestros misiles se lanzarían automáticamente”, dijo.

Fuente: Excelsior