En las tostadas, en las ensaladas y hasta en las sopas: el aguacate está en todas partes. El auge de esta fruta ha llevado a la sociedad a inundar las redes sociales con ella, a los medios de comunicación a explicar sus numerosos beneficios y también los problemas que la excesiva producción produce al medio ambiente. Es una moda que parece haber llegado para quedarse y ahora resulta que tiene sus riesgos para la salud.

img_msanoja_20170511-132417_imagenes_lv_otras_fuentes_istock-477666210-kTI--656x438@LaVanguardia-Web.jpg

Lo denominan “la mano de aguacate” y ocurre cuando los amantes del aguacate cortan la preciada fruta para comérsela: un mal movimiento y el cuchillo acaba cortando la mano o incluso clavado en ella. Y nadie está seguro ante el riesgo, ni siquiera Meryl Streep.

Se trata de un problema del que ya alertó el medio neozelandés Stuff en 2015, cuando aseguraba que cientos de personas habían sufrido cortes en la mano al manipular los aguacates. Ahora parece estar abarrotando las salas de urgencias de Reino Unido.

“Los beneficios del aguacate para la salud han hecho que se haga muy popular y por eso han aumentado las lesiones relacionadas a su consumo”, aseguró el vicepresidente de la Sociedad Británica de Cirugía de Manos, David Shewring, al diario The Times.

Estas heridas no son simples cortes superficiales, pueden llegar a causar daños graves en los nervios y en los tendones de las manos que solo se pueden solucionar con cirugía. Como fue el caso de Streep, que tuvo que pasar por el quirófano.

Los expertos coinciden en que faltan conocimientos a la hora de manipular la fruta, por lo que la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos, Reconstructivos y Estéticos ha decidido pedir a sus productores que incluyan etiquetas de seguridad en las que se incluyan unas instrucciones sobre cómo se deben cortar para que no haya problemas.

img_msanoja_20170511-132416_imagenes_lv_otras_fuentes_avo-cutting-kTI--656x656@LaVanguardia-Web.png

Redacción La Vanguardia