TOLUCA, México, 11 de Mayo del 2017(Agencia_MVT).- “Cámara, ya chingó a su madre wey”. Ese es el grito que irrumpe en la cabina de un autobús de pasajeros cuando comienza un asalto a más de 35 pasajeros que regresaban a sus hogares a las 20 horas con 27 minutos y 25 segundos del pasado jueves 27 de abril del 2017.

El video grabado desde tres posiciones distintas –al frente y atrás de la unidad—corresponde a las cámaras de seguridad que una mínima parte de las unidades de transporte público de pasajeros tienen en el Estado de México.

Después del aterrador grito de los asaltantes, se observa como tres sujetos que ya viajaban en la unidad se incorporan de distintos asientos, también ubicados uno al frente, quien se dirige inmediatamente al conductor de la unidad; otro en la parte media del autobús, quien saca un arma de fuego, corta cartucho y se va directo contra los pasajeros para amedrentarlos y exigirles que entreguen sus cosas de valor, y un tercero que se incorpora de la parte de atrás que también agrede y encañona a las víctimas.

El minuto y medio que dura el ataque a los pasajeros de la unidad transcurre entre gritos, amenazas e incluso golpes en la cabeza a algunos pasajeros que, quizá por nervios, se tardan en entregar a los asaltantes teléfonos celulares, carteras, relojes y otros objetos.

El que “cuida” al conductor de la unidad le golpea, lo amedrenta a gritos, le advierte “Si a mi me agarran a ti te entierran”, le exige que apague la luz interior del vehículo, le dice que siga con normalidad su camino, que encienda los intermitentes y direccionales cuando deba hacer, seguramente para evitar llamar la atención de quienes van por la calle de Lerdo de Tejada, poco antes con su conexión a la avenida Adolfo López Mateos, hacia Zinacantepec, donde todo esto ocurrió.

Son 100 segundos lo que dura el violento asalto a estos usuarios del transporte público de pasajeros en la ciudad de Toluca, tiempo suficiente para ser despojados de todo lo de valor que portan, tiempo suficiente para que vivan una de las peores experiencias de su vida solo por abordar el autobús que los llevaría a sus hogares al terminar su jornada de trabajo.

El camión cubría la ruta que pasa frente al palacio de Gobierno, en el centro de Toluca hacia Zinacantepec, Almoloya de Juárez y San Francisco.

No hay nadie que se oponga al asalto, todos los pasajeros muestran obediencia, sumisión, resignación, muchos nervios, incluso algunos se hincan sobre el pasillo del autobús y se ponen las manos en la nuca, como muestra de entrega para evitar ser lastimados por las balas de las armas de fuego que en todo momento les dirigen a la cabeza y a los rostros los presuntos delincuentes.

El asalto concluye a las 20 horas con 28 minutos y 55 segundos, cuando los sujetos se van directo a la parte delantera del autobús y a gritos ordenan al conductor que abra la puerta y que se siga de frente, para evitar que alguna autoridad pueda reaccionar a lo sucedido.

Tan pronto bajan los tres individuos por la escalerilla frontal del autobús, explota el llanto entre algunos de los pasajeros, víctimas de crisis nerviosa tras la impresionante experiencia, la cual, de acuerdo con datos recientes, se repite una y otra vez en todas las rutas de todas las ciudades del Estado de México.

El Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en español), División México, dio a conocer precisamente este jueves que en el año 2015 se cometieron, solamente en el municipio de Ecatepec, un total de 1 mil 455 asaltos en el transporte público, iguales al que se observa en el video.

Redacción Agencia MVT / José Contreras Contreras