El político liberal Moon Jae-in ganó martes las elecciones presidenciales de Corea del Sur con un 41.4% de los votos, según encuestas preliminares, lo que terminaría con casi una década de gobiernos conservadores.

El candidato del Partido Democrático derrotó a su principal rival, el conservador Hong Joon-pyo, del Partido de Libertad Surcoreana, quien obtuvo un 23% de los votos, de acuerdo con encuestas a boca de urna presentadas en la televisión.

En tercer lugar se situaría Ahn Cheol-soo, del centroizquierdista Partido Popular, con el 21.8% de los sufragios, seguido de Yoo Seong-min, del conservador Partido Bareun, con 7.1%.

Más abajo quedaron Sim Sang-jeung, del progresista Partido para la Justicia, con sólo 5.9% de los votos, según un reporte de la agencia informativa Yonhap.

Corea del Sur realizó elecciones anticipadas luego de que la presidenta Park Geun-hye fue destituida en diciembre por el Parlamento por un escándalo de corrupción. El Tribunal Constitucional confirmó el proceso de destitución en marzo.

Al saludar a sus simpatizantes en la plaza Gwanghwamun de Seúl, Moon, abogado especializado en derechos humanos, celebró los resultados y consideró que fue la “gran victoria de un gran pueblo”, que busca un país justo “donde las normas y el sentido común prevalezcan”.

Conciliador con Corea del Norte

Moon es partidario del diálogo con Corea del Norte, se ha pronunciado por reformas a las grandes empresas del país, como Samsung y Hyundai, y ha propuesto subir gasto fiscal para fomentar la creación de empleos.

El veterano activista ha criticado a los gobiernos conservadores por no detener el desarrollo armamentístico de Corea del Norte y aboga por una política de dos vías hacia su vecino: diálogo, por un lado, y presión y sanciones, por el otro.

Entre los retos del nuevo presidente están combatir la desaceleración económica y las desigualdades, la subida del desempleo, en especial entre los jóvenes, y el estancamiento de los salarios

Moon había participado en las elecciones presidenciales de 2012 y perdió ante la ahora expresidenta Park.

Con información de Forbes