El pueblo italiano de Bormida, ubicado 420 metros sobre el nivel del mar, en el noreste de la región de Liguaria, atraviesa un preocupante contexto, y es que año tras año ve cómo su población se va disminuyendo. Actualmente cuenta con 394 habitantes, pero su principal autoridad ha lanzado un campaña llamativa para evitar que el poblado se convierta en una zona fantasma.

De acuerdo con un informe de The Guardian, el plan es la última esperanza al pueblo que está al borde de la extinción. ¿En qué consiste? En ofrecer unos 2000 euros (2185 dólares) de regalo a todos quienes decidan mudarse a Bormida.

Daniele Galliano, su alcalde, explica que el éxodo rural de las últimas décadas ha causado la migración de los jóvenes, a tal punto que la natalidad aquí es casi nula.
El ofrecimiento no está confirmada, pues debe ser aprobado por el gobierno local, aunque todo parece indicar que la iniciativa se hará realidad por el revuelo positivo que este ha causado en las redes sociales.

58.jpg

De aprobarse, desde el próximo año cualquier persona que se mude a Bormida o compre allí una propiedad recibirá 2000 euros.

The Guardian informa que una casa pequeña en este lugar tiene costo de alquiler de unos 54 dólares; mientras que una residencia más amplia llega a los 130 dólares.

“Todo el mundo es bienvenido a venir a vivir aquí. Somos una comunidad pequeña, pero muy acogedora. Llevamos un estilo de vida saludable y respiramos aire limpio”, comentó una concejal.

¿Cuáles son los requisitos? El alcalde indicó que el interesado solo debe tener ganas e iniciativa de vivir una aventura. El municipio no pondrá traba alguna a quienes deseen mudarse a este lugar.

Redacción La Republica

Advertisements

¿Qué te parece?