El gobierno de Nuevo León acusó a la Fiscalía General de Durango de permitir la fuga de Eduardo Bailey Elizondo, cuando fingió un problema de salud y fue llevado a una clínica, de dónde escapó vestido con una bata de hospital y auxiliado por una persona no identificada.

Aldo Fasci Zuazua, vocero de seguridad y para casos relevantes de corrupción del gobierno neoleonés, señaló pasadas las diez de la noche del viernes la Fiscalía de Durango no había contestado las llamadas ni había dado un explicación de los hechos a la Procuraduría estatal.

En una rueda de prensa, señaló Fasci que luego de ser detenido, por agentes de Nuevo León junto con elementos ministeriales de Durango, como marca el procedimiento, Bailey Elizondo fue trasladado a las oficinas de la Fiscalía General de dicho estado.

Sin embargo, el ex director del Isssteleón, contra quien se giró una orden de aprehensión por los delitos de ejercicio indebido de funciones, peculado y otro delito, dijo sentirse mal ante lo cual los agentes ministeriales de aquel estado, decidieron llevarlo a una clínica, dentro de las mismas instalaciones de la Fiscalía General, sin que tuvieran injerencia sus homólogos de Nuevo León, y fue así que Bailey evadió la justicia mientras era custodiado solamente por los ministeriales duranguenses.

Rechazó declaraciones del ex subprocurador, César Cantú, abogado de Bailey,quien aseguró a un canal de televisión local que su cliente salió en libertad por un error de procedimiento en cuanto al oficio de colaboración que presentó la Procuraduría de Justicia de nuevoleonesa, para que se ejecutada una orden de comparecencia.

Afirmó Fasci que durante y después de la fuga, se observó una actitud displicente de los agentes y de la propia Fiscalía duranguense, ya que después de las diez de la noche del viernes, no habían contestado ninguna llamado, y los agentes que acudieron a ejecutar la orden de aprehensión, conforme al antiguo sistema penal, no habían sido recibidos por las autoridades de Durango.

“No hay amparo, no hay notificación, Bailey fue liberado por la autoridad en forma ilícita y por lo tanto se encuentra prófugo de la justicia.

Comentó Fasci que esperan tener comunicación con la fiscalía general. “Lamentamos mucho esta situación y procederemos con todo el peso de la ley y la energía para hacer los reclamos correspondientes y solicitar que en reciprocidad  esto no se quede así”.

Después que sostengan comunicación con la fiscalía, se solicitará colaboración de otros estados, ya que desconocen si Bailey viajó a otra entidad o permanece en Durango, y si es procedente, se solicitará el apoyo de la Procuraduría General de la República.

Insistió en que el oficio de colaboración para dar cumplimiento a la orden de aprehensión, se presentó adecuadamente, a las 10:36 horas del viernes por la fiscalía de Durango, y se cumplimentó a las 13:27 horas, por sus elementos.

Bailley está acusado de peculado, ejercicio indebido de funciones y otro delito, relacionados con un presunto quebranto financiero por 359 millones de pesos, por la compra de certificados bursátiles sin capacidad de crédito ni garantía, adquiridos en 2007, cuando Bailey fue director del ISSSTE.

Advertisements

¿Qué te parece?