Entre la escalada de precios que ha afectado al bolsillo familiar, el pollo ha tenido un incremento que ha provocado menos clientela a los comerciantes de esta carne, ya que el precio de la pechuga oscila en los 75 pesos, “el pollo subió y no se ve que pueda bajar, además vienen las clausuras de escuelas y seguramente puede subir un poco más”, dijo Wenceslao Cárdenas, comerciante del Mercado 16 de Septiembre.

Explicó que como la gran mayoría de los productos básicos tuvieron un incremento, el pollo no se salvó de esa escalada y por lo mismo, tan sólo el kilo de pechuga se elevó a 75 pesos, “subió el pollo y no creo que baje el precio”, subrayó.

Comentó que el incremento afectó las ventas para los vendedores de pollo y debido a que no hay señales de que pueda bajar, la situación será la misma, “muchos padres de familia ya piensan si comprar pechuga o retazo, y pues debido a la situación económica, prefieren el retazo”, añadió.

En términos generales, explicó que la clientela ha disminuido con el paso de los años hasta un 30 por ciento, “si hemos notado que la clientela ha bajado, pero no sólo por los aumentos al precio del pollo sino porque también han decaído los mercado y crecido los centros comerciales”, indicó.

Detalló que este aumento en la carne del pollo difícilmente tendrá un descenso, “no vemos que pueda bajar el precio, seguramente se va a mantener y no es por espantar a la ama de casa pero se espera un incremento debido a las clausuras de escuelas que ya se avecinan”, detalló Wenceslao Cárdenas.

Destacó que por lo menos para este día de la Madre el precio del pollo no va a bajar, por lo que así se quedará hasta que pasen las clausuras de las escuelas, donde generalmente hay otro incremento.

Asimismo, señaló que la competencia también les ha afectado, pues si antes tenían más clientes, ahora han bajado, “si hay quienes ponen su negocio, pero eso no nos afecta mucho, lo que más nos perjudica son los grandes centros comerciales”, finalizó.

Con información de el Sol de Toluca

Advertisements