Pérdidas de hasta 35 por ciento en el fin de semana de elecciones es lo que provoca la ley seca a los restaurantes del Estado de México, es por ello que tanto la Cámara Nacional de Restaurantes y Alimentos Condimentados, (Canirac) Estado de México y la Asociación de Bares y Restaurantes (ASBAR) solicitarán al gobierno del Estado de México la derogación de la misma.

Lo anterior bajo el argumento de que afecta a los empresarios, en especial a los vendedores de comida, por ende a sus empleados, sin que la prohibición de bebidas alcohólicas sea efectiva para evitar que la gente deje votar.


“Queremos que exista esta excepción y estamos trabajando para que se de inmediato, de hecho para que se aplique ahora para este comicio electoral”, declaró Pablo Duran Gallastegui, presidente de la Canirac, al señalar que ya entregaron distintos oficios solicitando un análisis en una respuesta efectiva de la autoridad a fin de que sea aprobada desde el Congreso.

“Por supuesto que sí lo estamos trabajando para que sea para este comicio electoral, en el anterior lo logramos se logró para varias elecciones municipales en el estado, al final del día logramos tener una excepción con los lugares y destinos turísticos”.

Apuntó que de entrada, la norma de la Ley Seca estaba enfocada hacia los giros negros para regularlos, pero hoy éstos ya están cerrados y necesitan que los dejen operar de manera libre.