Al poner en operación cuatro trenes para las líneas 1,2, 7 y 9 en los Talleres Zaragoza, con un costo de 50 millones de pesos cada uno, comentó que analizan varias opciones para estar en condiciones de mantener el precio del boleto.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera, reiteró que pese a que el tipo de cambio y el precio de los combustibles han repercutido en los costos de operación del Metro, la administración capitalina mantendrá la tarifa de este sistema de transporte.

18195475_10211253556089001_1095155313_o

El Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro es el que más prestación social tiene por las gratuidades a los adultos mayores, por las tarifas diferenciadas, por todas y cada una de las tareas en las que cumple con la sociedad, además de ser el más barato del mundo, afirmó.

Al poner en operación cuatro trenes para las líneas 1,2, 7 y 9 en los Talleres Zaragoza, con un costo de 50 millones de pesos cada uno, el funcionario capitalino comentó que analizan varias opciones para estar en condiciones de mantener el precio del boleto.

Dijo que han planteado la posibilidad de que los trenes del Metro vuelvan a ser fabricados en México para que los recursos que se generen en el país beneficie al propio Sistema de Transporte Colectivo.

Gracias a que ahora se fabrican las piezas, a que tenemos más transferencia de tecnología y a que se invierte en capacitación es que se ha planteado el compromiso de volver a fabricar los trenes en el país, subrayó tras hacer un reconocimiento a los trabajadores del Metro.

“Queremos beneficiar a nuestros trabajadores con mejor equipo, sus talleres, las condiciones en que prestan los servicios, dando también mayores prestaciones como es el caso de la vivienda y al mismo tiempo mejorando las condiciones de operación y servicio a la ciudadanía, con esta recuperación de los trenes”, enfatizó.

Respecto a los cuatro trenes, Mancera Espinosa añadió que darán servicio a más de 1,500 personas por cada uno de los viajes que realiza en los intervalos, aunque esta cifra aumenta en sus trayectos.

A su vez, el director del Metro, Jorge Gaviño, precisó que aunque los trabajadores del Sistema han reparado casi en su totalidad 70 trenes, hay 105 convoyes que llevan mucho tiempo parados y que tienen que ser rehabilitados en tracción frenado y en los mecanismos eléctrico y de puertas.

En entrevista, destacó la importancia de seguir interviniendo los trenes en funciones y rehabilitar los más posibles de esos 105, con el propósito de que sólo 30 sean dados de baja, porque ya no es costeable su reparación, y sustituirlos por los nuevos.

“Vamos a desarmarlos y a recuperar todas las piezas que puedan servir y lo demás ya es chatarra (…) La idea es terminar esta administración con 85 por ciento de la flota recuperada y rehabilitada”, expresó.

El funcionario local agregó que la saturación del Metro ocurre porque el Sistema fue creado para movilizar un máximo de cuatro millones o 4.5 millones de usuarios y ahora se atiende a 5.5 millones en horas pico.

Con información de El Economista

Advertisements