El centrista proeuropeo y la ultraderechista disputarán la segunda vuelta de las presidenciales en Francia

DOBLE LLAVE – El pasado domingo se llevaron a cabo las elecciones presidenciales en Francia, y con el recuento casi terminado se conoció que el candidato centrista Emmanuel Macron le saca más de dos puntos porcentuales a la ultraderechista Marine Le Pen, según informaciones del Ministerio del Interior.

Con el 97 por ciento de los votos escrutados, Macron suma un 23,9 por ciento de los votos frente al 21,4 por ciento de Le Pen. Este resultado se convierte en el mejor de la historia para el Frente Nacional (FN).

Por su parte, Le Pen mejora también el resultado que obtuvo la primera vez que se presentó a la Presidencia en 2012, cuando tuvo un 17,9 por ciento de apoyo, equivalente a 6,4 millones de sufragios. Sin embargo, aun falta la contabilización de los votos de franceses residentes en el extranjero.

La encrucijada de la segunda vuelta
La segunda vuelta de las elecciones presidenciales a realizarse el próximo 7 de mayo entre los dos candidatos coloca a Francia ante una encrucijada según opiniones expertas en la materia.

Hay quienes consideran que una victoria de Le Pen supondría el final de Europa debido a que la líder del Frente Nacional (FN) lleva años condenando la política de Bruselas y, al mismo tiempo, exigiendo un regreso al Estado nacional. En caso de ser elegida presidenta, quiere llevar a cabo en el primer semestre de su mandato un referéndum en el que los franceses puedan decidir si abandonan la Unión Europea (UE). Además, quiere que Francia deje el euro, la moneda única que comparten 19 de los 28 países del bloque, y que vuelva a tener una moneda nacional, como antiguamente el franco.

Sin embargo, la candidata es capaz de atraer votantes con su política antieuropea debido a que Francia duda de ciertos principios y normas de la UE.
Por otro lado, hay que tomar en consideración que el centrista Macron y su movimiento “En Marche!” defienden decididamente a la Unión Europea y también la cooperación con Alemania, su principal socio. En su programa electoral aboga por intensificar la política común de Defensa, precisamente en colaboración con Berlín.

¿Qué pasará cuando alguno obtenga la victoria?
Si Le Pen llega al poder, el eje franco-alemán posiblemente quedaría en suspenso. Y si Francia realmente deja la UE, Alemania tendría que asumir una responsabilidad adicional de cara a la estabilidad del bloque. Si gana Macron sería un socio fiable para la Unión Europea y Berlín, sin importar quién gane las elecciones legislativas en Alemania en septiembre, ya sea la democristiana Merkel o el socialdemócrata Martin Schulz.

Sin embargo, persisten dos incógnitas: No está claro que Macron, en caso de resultar elegido, consiga el respaldo suficiente del Parlamento francés, que será renovado en unas elecciones legislativas en junio.

Ninoska Moncada / @ninoskamci
Con información de dpa

Advertisements

¿Qué te parece?