El pulque fue considerado por siglos una bebida de los dioses, tanto por su sabor, la dedicación que se necesita para elaborarlo y su versatilidad.

Desafortunadamente, hoy pocas personas son las que lo consumen, lo que ha hecho que quede más como una tradición en los pueblos que como una actividad comercial, es por ello que la Plaza El Corral decidió hacer algo al respecto.

Así, este fin de semana se llevó a cabo la segunda edición del Festival del Pulque, uno que es preparado de manera artesano y desmitifica esta bebida que, antes del boom cervecero, era de las más consumidas en el país.

Al filo del mediodía comenzó lo que sería una pequeña celebración la pulque, pero el rumor comenzó a crecer en redes sociales. Jóvenes en especial, querían probar este “nuevo pulque”, almacenado de manera tal que pierde un poco el olor que lo caracteriza lo que lo hace más apetitoso para los nuevos bebedores, además de que esto le genera una consistencia más agradable.

Actualmente en El Corral se ofrecen más de 60 sabores, aunque no todos al mismo tiempo, pues tratan que los curados sean de las frutas de la temporada para hacerlos más llamativos a cualquier público, pero uva, mamey y manzana son los favoritos.

Para que el pulque llegue a la boca del comensal, pasan mínimo 18 años y como no se podía almacenar, entró en desventaja con la cerveza hace un siglo, por lo que poco a poco quedó relegado.

Si lo que quieres es consumir este néctar de los dioses extraído del agave, date una vuelta por El Corral, ubicado en Comonfort casi esquina con Paseo San Isidro.