Elementos de seguridad lanzaron con fuerza a Javier Duarte a jaula móvil, foto en la capital de Guatemala que ha dado la vuelta al mundo, después de llevarse insultos de delincuentes.

Según relataron medios presentes, como El Universal, “al político se le acabó la sonrisa al escuchar a maras que lo abuchearon” después de terminar la audiencia.

Los policías del cuerpo de élite guatemalteco lanzó fuertemente al esposado exgobernador Javier Duarte hacia dentro del auto para evitar al montón de periodistas, camarógrafos y fotógrafos.

En recorrido de diez minutos llegó a la cárcel blindada andante con la que lo llevaron a la cárcel de Matamoros a la Torre de Tribunales.

Fue ayer cuando entró en medio de sonrisas al tribunal, aunque después de ello, se le borró el gesto.

Javier Duarte es “zapeado” por una mano anónima antes de su primera audiencia en el Tribunal Quinto de Sentencia Penal por Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente.

Cuando entró a la cárcel y cuando salía del mismo lugar, delincuentes guatemaltecos, mareros y pandilleros le gritaron a Javier Duarte “¡basuraaaa!” cuando lo vieron pasar frente a ellos.

“¡Quiébrenlo!”, fue otro grito de un reo que resonó en medio de los abucheos. Javier Duarte sólo contestó amargamente “mmm”.

Incluso se resistió Javier Duarte a una revisión en la que guardias le quitaron los zapatos. Un oficial de turno dijo sobre la inspección que “eso lo sintió (Duarte) denigrante”.

Otro oficial le encontró en el pantalón un lapicero, el cual “está prohibido”, lo que Javier Duarte obedeció y se despojo del pequeño objeto.

Redacción Tiempo

Advertisements

¿Qué te parece?