Debido a la política paternalista que se ha implementado en los tres órdenes de gobierno, México tiene un rezago en combate a la pobreza de 50 años, lo que se traduce en que 27 por ciento de los niños padecen anemia, mientras que el índice es 7 puntos menor en África.

De acuerdo con José Ignacio Ávalos presidente de Un Kilo de Ayuda los gobiernos han apostado erróneamente desde la universalidad de todos los servicios con una visión “clientelista” de los beneficiarios, buscando una expectativa solo en el corto plazo, a fin de obtener en breve una “ganancia política”.

“No están dando los resultados (programas) que buscamos como país, en México la prevalencia de anemia es del 27 por ciento y en África es de 20 estamos peor que África, y en niños menores de dos años estamos casi en el 40 por ciento”, lamenta.

Explica que estos programas deben de cambiar hacia una frontera de resultados en el largo plazo recibiendo entonces resultados permanentes con una incidencia real en cada sector vulnerable, es decir cambios en cada individuo y no permanencia de los males en todo el colectivo como ahora aplica.