Durante tres horas Jesús estuvo colgado en la cruz, esperando a que su cuerpo se rindiera y su espíritu trascendiera, sin embargo, su sufrimiento había comenzado una noche antes, cuando Judas Iscariote lo traicionó por 30 monedas de plata. En el Huerto de Getsemaní, Judas señaló a Jesús para los romanos, le dio un beso en la mejilla y lo entregó a lo que podría conocerse como uno de los castigos más inhumanos de los que se tenga registro.

La Biblia así lo reproduce: tras haberse confirmado como hijo de Dios ante el sacerdote Caifás, Cristo recibió 39 latigazos, pero para los fariseos, quienes sentían amenazada su superioridad religiosa, no fue suficiente.

WhatsApp Image 2017-04-14 at 15.11.07.jpeg

Por ello lo llevaron ante Poncio Pilatos, el regente romano en Jerusalém, a quien le solicitaron la pena máxima: que lo crucificaran.

Pilatos, determinó que no había crimen, pero para no perder el control de los fariseos, se lavó las manos y se lo entregó al pueblo para que lo castigaran, ellos determinaron la crucifixión como escarnio y el regente romano, así lo aceptó.

Tras haber sido torturado con flagelaciones y una corona de espinas, Jesús tuvo que cargar una cruz de más de 130 kilos de peso hasta el monte donde fue crucificado entre dos ladrones, Dimas y Gestas, el primero se arrepintó de sus pecados, el segundo siguió con la mofa. Estuvo así durante tres horas y en punto de las 3:00 de la tarde, lanzó el último suspiro para después ser sepultado.

WhatsApp Image 2017-04-14 at 15.11.10.jpeg

Lo anterior, conocido como el Viacrucis, fue representado por más de 200 actores en San Pablo Autopan y por 60 en el Barrio de Santa Bárbara. En ambos casos, los participantes ensayaron durante tres meses para poder hacer su mejor actuación.

En el municipio de Toluca se llevan a cabo 14 espectáculos religiosos cada Viernes Santo, y este año, se realizaron sin ningún contratiempo, marcando un saldo blanco en uno de los días donde la fe, renace en los habitantes de la capital mexiquense.

Advertisements

¿Qué te parece?