Las plataformas digitales y la aplicación de Uber han sido vetadas en el país para evitar que se contraten los servicios de la empresa de transporte privado.

La Justicia argentina ha pedido el bloqueo definitivo de todos los servicios de Uber en el país por

organizar una “actividad lucrativa sin autorización” y que “no tiene la habilitación correspondiente”, según la resolución.

El bloqueo supone el fin de las actividades de la empresa de transporte privado en Argentina, donde se vetarán las plataformas digitales y aplicaciones que permitan contratar y utilizar los servicios de Uber. Los jueces Marcela De Langhe, Fernando Bosch y Pablo Bacigalupo confirmaron que no existe la autorización necesaria para que la empresa dirigida por Travis Kalanick pueda operar dentro de la legalidad.

La medida cautelar fue solicitada al Ente Nacional de Telecomunicaciones (ENACOM), el organismo encargado de arbitrar el bloqueo de la aplicación y del sitio web y fue confirmada este lunes 10 de abril por la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires.

La empresa de transporte privado tiene diez días para apelar la decisión de la justicia argentina. Uber argumenta que la decisión no tiene fundamento, ya que un fallo de un juez nacional dictaminó que no es un delito conducir un automóvil de la empresa.

El fiscal Martín Lapadú afirmó que está satisfecho con el fallo “que resulta ser el primero que realiza la Cámara Penal y Contravencional con respecto a un bloqueo nacional de una página Web y app”, informó Clarín.

Lapadú, quien presentó la medida cautelar, solicitó en enero de este año el bloqueo de la aplicación y plataformas y la detención de los directivos de Uber por incumplir la ley. En abril de 2016, la justicia ordenó la clausura preventiva de Uber en Argentina hasta que la empresa se adecuara a la legalidad. Uber siguió operando hasta ahora a pesar del fallo.

Los taxistas también celebraron la decísión y explicaron que llevaban tiempo reclamando más control, aunque resaltaron que seguirán alerta porque “esta empresa trucha suele desobedecer las sentencias”.

El pasado 28 de marzo, Uber cerró en Dinamarca debido a una nueva ley incompatible con la operativa de Uber.

Con información de Hipertextual