El secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Luis Videgaray Caso, manifestó ayer su desinterés en ser el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia de la República para las elecciones del próximo año, negando tres veces que esa sea su intención.

Durante la conferencia de prensa que Videgaray ofreció en la Embajada de México en Washington, un periodista mexicano le preguntó: “¿Quiere ser candidato presidencial? Le gustaría ser candidato presidencial del PRI?”.

“No”, respondió el canciller mexicano ante la pregunta del reportero durante el encuentro.

“¿No quiere y no le gustaría?” —insistió el representante del medio de comunicación al canciller mexicano.

“No, no y no. Eso ya me lo han preguntado muchas veces” —respondió Luis Videgaray Caso.

Al término de su visita oficial a la capital de Estados Unidos, la cuarta desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores también pidió respeto por el proceso electoral mexicano del próximo año.

Salió al paso así de las declaraciones del secretario de Seguridad Nacional de EU, John Kelly, en las que —tras un comentario del senador republicano John McCain— opinó sobre la victoria en 2018 de un candidato “antiestadounidense” —en referencia implícita al dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador— no sería bueno “para Estados Unidos, no para México”.

“Le dije [a Kelly], de manera respetuosa, pero muy clara, que las decisiones electorales (…) corresponden solamente a los mexicanos, y que lo que esperamos por parte de Estados Unidos es que se respete el proceso electoral mexicano”, explicó Videgaray, quien se vio con el secretario estadounidense esa misma mañana.

Según expresó, Kelly “comprendió nuestra posición”, así como “aceptó el comentario que le hicimos y estuvo a la altura de las circunstancias”.

Relaciones, en riesgo por comicios. El canciller Luis Videgaray admitió que el clima electoral venidero en México puede afectar las relaciones internacionales, incluidas con Estados Unidos. Fue en ese ámbito en el que el titular de la SRE incorporó la necesidad de celeridad en las negociaciones de temas como el TLCAN.

“Creemos que existen mejores condiciones para llegar a un acuerdo en la materia comercial con Estados Unidos o cualquier otro país en este 2017”, reconoció Videgaray Caso. Según explicó, el interés para que se produzca lo antes posible es compartido por la contraparte estadounidense.

Además de con el secretario Kelly, la visita de Videgaray incluyó encuentros con el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, así como destacados congresistas de los comités de finanzas y asuntos exteriores.

A diferencia de otras veces, sólo se reunió con el yerno del presidente, Jared Kushner, en un breve encuentro preparatorio en la tarde-noche del miércoles pasado.

Insisten en defensa de los migrantes. Los temas de discusión siguen siendo los mismos, especialmente asuntos migratorios y de defensa de los connacionales en Estados Unidos con el responsable de Seguridad Nacional de la Unión Americana; el TLCAN con los legisladores del ámbito financiero; y de la relación bilateral y asuntos compartidos en la región con las figuras estadounidenses al frente de los temas de exteriores.

El muro en la frontera con México ha desaparecido de la ecuación de las charlas, al considerar que “no es un tema de la relación bilateral”.

“La construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos, es un gesto no amistoso, pero es una decisión de un país soberano”, recordó el canciller Videgaray, a la vez que reiteró la posición del gobierno mexicano de “no colaborar de manera alguna” en su construcción, “ya sea si mide una milla como mil o 2 mil millas, o si está hecho de ladrillo o de rejas”.

Lo que quedó patente es un relajamiento en la tensión con la que empezó el vínculo con el gobierno de Trump, que ahora se estima mucho más pausado y que “se refleja en el tono de las declaraciones públicas desde ambos lados”.

El Universal