La violencia le costó a México el equivalente al 18% de su PIB en 2016, un año en que el aumento de los homicidios contribuyó en gran medida al retroceso en los niveles de paz del país, según el Índice de Paz México 2017 publicado hoy.

Dicho costo supone aproximadamente 25.000 pesos (1.335 dólares) por persona, arma en una entrevista con Efe la coordinadora del centro de investigación Instituto de Economía y Paz en México, Patricia de Obeso.

Se trata, sostiene, de “un impuesto a la seguridad en el país” que pagan todos los ciudadanos y cuya cuantía supera la de un mes de ingresos del trabajador mexicano promedio, especialmente en estados como Colima, donde el costo de la violencia per cápita es de 66.500 pesos (3.555 dólares) o Guerrero, donde es de 53.600 pesos (2.865 dólares).

Para esta medición, se tienen en cuenta los costos directos empleados para contener la violencia -como cuánto gasta el Estado en las Fuerzas Armadas o las empresas en protegerse- y los indirectos, en los que entran en juego conceptos como la percepción de la inseguridad o qué supone para una familia quedarse sin el miembro cabeza del núcleo.

Con información de Tabasco

Advertisements