De acuerdo con activistas sirios de oposición, aviones de guerra de origen desconocido bombardearon hoy las inmediaciones de un “centro médico” en la ciudad de Jan Shijún, en el sur de la provincia septentrional siria de Idleb, horas después de que esta urbe fuera blanco de un supuesto ataque químico.

El ataque, señalaron los activistas, dejó 58 muertos, 11 de ellos niños, y 170 heridos, incluyendo menores, que apenas conseguían respirar con máscaras de oxígeno, mientras sus cuerpos se estremecían entre convulsiones.

syria_42760464

Los activistas describieron el suceso como el peor ataque en los seis años que lleva la guerra civil en el país de Medio Oriente.

El centro de medios publicó un video en el que se veía a personal médico intubando a un hombre inconsciente, al que se había desvestido salvo por la ropa interior, y conectando un respirador a una niña pequeña a la que le salía espuma por la boca.

Un ataque con gas que se cree fue perpetrado por aviones de combate del Gobierno de Siria causó la muerte de decenas de personas, entre ellos niños pequeños, en la provincia noroeste de Idlib.

Con información de El Universal