El conductor y único sobreviviente del impacto de un automóvil BMW contra un poste de luz en Paseo de la Reforma y la calle de Lieja, en la colonia Juárez, fue ingresado ayer a las 21 horas al Centro de Control de Detención del Reclusorio Norte, por su presunta responsabilidad en la muerte de cuatro acompañantes.

Por la mañana, fue dado de alta del hospital y presentado ante el Ministerio Público, que tomó su declaración sobre los hechos ocurridos la madrugada del viernes.

Alrededor de las siete de la mañana del sábado, el hombre de 33 años salió de la Cruz Roja de Polanco, custodiado por policías de investigación de la procuraduría capitalina, rumbo a la Coordinación Territorial Cuauhtémoc 2, en calidad de indiciado.

El sobreviviente es hijo del ex comandante de la entonces Policía Judicial de la procuraduría capitalina José Luis Villuenda Álvarez, y según los exámenes toxicológicos conducía en estado de ebriedad.

A pesar de que el automóvil, con placas C33AJS, quedó destrozado y cuatro personas murieron en el impacto, el conductor sólo presentó algunos golpes. El diagnóstico fue policontundido y en estado de ebriedad. Ayer, luego de estar 24 horas bajo observación médica, las autoridades le tomaron declaración y le informaron sobre la muerte de sus acompañantes.

Luego de que ayer por la noche fuera ingresado al Centro de Control de Detención del Reclusorio Norte, hoy será presentado ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México por el delito de homicidio por tránsito vehicular, con el fin de realizar la audiencia inicial.

En ese momento, se determinará la legal detención y si se le dicta prisión oficiosa.

En tanto, los cuerpos de las cuatro personas que murieron fueron identificados y entregados a sus familiares, luego de practicarles la necropsia y determinar que fallecieron por un conjunto de traumatismos.

A las 3:35 de la madrugada del sábado, el Instituto de Ciencias Forenses del Tribunal Superior de Justicia registró el ingreso de los cuatro cuerpos.

Redacción La Jornada