Sara García / Toluca
En el Estado de México, menos del 2 por ciento de captación de sangre se hace de manera voluntaria, es por ello que este viernes se llevó a cabo la tercera edición del Maratón de Donación de sangre en la Facultad de Medicina de la UAEM.

De acuerdo con Eustaquio Martinez, responsable del programa estatal donación de sangre del ISEM, el Estado de México necesita de hasta 600 dosis de sangre al día; sin embargo apenas logra recabar la mitad, con una donación promedio anual de 120 mil unidades, la mayoría vía reposición, que puede considerarse como una donación obligada a través de los familiares de los pacientes internados.


“La sangre voluntaria es una de mucho mayor calidad porque no está obligada y se entrega por un acto solidario”, comentó.

Alrededor de la donación existen distintos mitos como que la sangre se va a terminar, que se puede contaminar el cuerpo o incluso que se puede subir de peso.

“No pasa absolutamente nada se tienen que terminar los mitos y tabúes, entre los beneficios el principal está el ayudar porque la necesidad de sangre en lugar de disminuir se incrementa”.

Actualmente los protocolos médicos si bien se han hecho más estrictos a la hora de aceptar donadores, han ayudado a garantizar sangre más segura, superando a partir de ello paradigmas como que las personas con tatuajes, perforaciones o han recibido acupuntura no pueden donar, lo cual asegura es completamente falso.

Advertisements