“Lo políticamente correcto”

Por Jair Torres

 

En la semana se esclareció el asunto del jersey perdido de Tom Brady, una pérdida valuada en medio millón de dólares. Digamos que no sería mucho para lo que se han robado representantes públicos en la política mexicana, pero la incertidumbre no es el  jersey, sino la forma de la recuperación del mismo.

 

En un programa de televisión abierta Carlos Loret de Mola comentó “ojalá no sea mexicano, ni tenga nada que ver con nuestro país”, pero efectivamente un mexicano fue el causante de esto y donde la relación e imagen es algo que pueden dañar mucho en varios ámbitos para la situación en la que se encuentran U.S.A. y México. En primero porque la NFL está en la etapa de más acercamiento con el publico mexicano y en segundo por la forma de haberse hecho tan efectiva la búsqueda del mismo objeto con gran precisión.

El punto de la molestia ciudadana no fue tanto por el costo de la prenda de la misma, ni que haya sido un mexicano quien la usurpó; la gran disyuntiva resalto en cómo fue tomada la noticia y la búsqueda de la misma. La NFL solo señaló que encontraron la prenda y que esta tuvo que ver con la prensa internacional (sin decir nada de México); en verdad la prensa fue políticamente correcta en sus comentarios, pero no tardó la noticia en dar con el verdadero causante y esto desató la molestia de las acciones tan malas que hace la policía para con los mexicanos.

NO es la primera vez que México queda en ojo internacional por su carencia educativa y de valores, como el caso del joven que se aventó del crucero en el mundial de Brasil  2014 (todo por querer impresionar a una joven) y el acoso a dos brasileñas por parte de un grupo de servidores públicos; o del chico que se le ocurrió en el mundial de Francia ‘98  hacerse pipi en la llama encendida del arco del triunfo; o en el mundial de Sudáfrica 2010 faltando el respeto a la estatua de Nelson Mandela, incluso con la gran trampa del maratón en el 2007 por parte de Roberto Madrazo. Hay muchos incidentes que al final han dejado en ridículo a la nación mexicana.

El asunto que consterno fue la rapidez con la que actuó el FBI de la mano con el PGR, lo mismo sorprende, que si analizamos la situación esto tuvo que tener una orden para hacer esto muy silencioso y que grandes personajes del alta jerarquía no hicieran de la noticia ‘algo que perjudicara’ mas la imagen de México y la relación con U.S.A., que por ahora se sabe no está en su mejor etapa diplomática.

Lo único que indigno al mexicano es ver como la PGR encontró un jersey no tan abultado ni tan fácil de rastrear, en tan solo cuestión de días; pero no han encontrado al ex gobernador de Veracruz DUARTE que se les fue frente a su cara con un dinero que equivale a más jersey’s de Tom Brady.