Toluca, México.- En 1993 Oliverio Jiménez Castelán, director del Jardín Botánico Cosmovitral, descubrió que los días cercanos al equinoccio de primavera, el sol producía, al atardecer, un espectáculo único junto al Hombre Sol, vitral que recibe a los visitantes en este lugar emblemático de la ciudad de Toluca.

Al llegar el crepúsculo, el sol se alineaba a la figura conformada por vidrios en colores amarillos, rojos y naranjas, el Hombre Sol literalmente se encendía, el fenómeno lo compartió con el personal y posteriormente invitó a su amigo, al reconocido organista mexiquense Víctor Urbán, quien junto a su esposa e hijos acudió a observar el fenómeno.

“Es en este momento cuando el maestro Víctor me dice: Oliverio, ¿y si ofrecemos un concierto este día? Yo puedo traer el órgano y organizar algo bonito para que los demás vean esto; entonces el maestro eligió algunos temas y desde entonces realizamos este evento que ya es toda una tradición”.

Una de las peticiones de Jiménez Castelán fue incluir en la presentación la pieza toccata y fuga en re menor de Johan Sebastian Bach y aunque cada año el concierto presenta temas distintos, también es costumbre que la obra de Bach sea interpretada al final del concierto.

Explicó que este año esos conciertos en el atardecer del 21 de marzo cumplen 22 años, por ello, este año tendrán una sorpresa en la presentación, se incluirá un espectáculo de danza aérea por los bailarines Aline Valdés y Fausto Urbán.

La cita es este 21 de marzo a partir de las 17:30 horas, el concierto es de entrada libre y el público asistente será testigo de un fenómeno único en la ciudad acompañado de la maestría y el talento de Víctor Urbán.

Redacción El Sol de Toluca 

Advertisements