Aunque en las últimas semanas se ha venido destacando como una de las activistas más célebres a la hora de exigir que los permisos de paternidad y maternidad estén regidos por las mismas reglas, la oscarizada Anne Hathaway está convencida de que su incesante lucha en pro de la igualdad entre sexos no está reñida con el hecho de que, a diferencia de lo que marcan los eslóganes más notorios del movimiento feminista, ella sí que dependa de su marido, Adam Shulman, para poder disfrutar de una vida feliz y plena.

“Mi marido ha cambiado radicalmente la forma en que me relaciono con el mundo y me ha ayudado a llevar una vida mucho más cómoda. Creo que la narrativa dominante a día de hoy es que las mujeres no necesitamos a nadie. Pero yo sí necesito a mi marido. Ese amor único y tan específico que tenemos me ha cambiado por completo”, manifestó la intérprete en la nueva edición de la revista Elle.

Aunque esa importancia capital que otorga al estrecho vínculo que le une al joven productor -con quien contrajo matrimonio en 2012 y recibió tres años más tarde a su primer hijo juntos, el pequeño Jonathan- sea probablemente recíproca y no pueda ser interpretada, por tanto, como un acto de sumisión por su parte, la intérprete se encarga personalmente a lo largo de la entrevista de cortar de raíz cualquier duda que pudiera surgir sobre su compromiso con los derechos de la mujer.

“Es que no puedo entender por qué todavía no lo hemos conseguido [alcanzar la igualdad en la remuneración de las bajas maternales]. Cuando mi hijo Johnny tenía solo una semana de vida y yo le tenía en mis brazos, me encontraba como en el noveno nivel del éxtasis. Y de repente pensé: ‘Esto de la culpa maternal es una tontería que se han inventado’. Quiero decir, se nos anima a juzgarnos los unos a los otros en lugar de centrar nuestras energías en pedir cuentas a las instituciones y a la gente que debería estar apoyándonos y no lo hace”, aseguró en la misma conversación.

La intérprete también saca a relucir su vena más combativa al pronunciarse sobre sus próximos proyectos profesionales, entre los que destaca una versión con un reparto completamente femenino de la saga ‘Ocean’s Eleven’ protagonizada en su momento por George Clooney, Brad Pitt y Matt Damon.

En su opinión, participar en una cinta como ‘Ocean’s Eight’ -como se denomina el nuevo filme- pone de manifiesto que, de forma lenta pero progresiva, Hollywood va dejando atrás su tradicional trato discriminatorio hacia las mujeres.

“Hollywood sigue siendo un lugar donde no hay igualdad, y no lo digo como juicio de valor o como resultado de una actitud de malestar, es simplemente un dato estadístico. Y aunque he formado parte de películas centradas en personajes femeninos, jamás me he visto implicada en una como esta, [que ofrece un perfil de mujer fuerte e ingeniosa]. Me ha hecho darme cuenta de cómo nos preparamos de forma inconsciente para adaptarnos a nuevos escenarios”, apuntó.

Redacción Telemetro