Al caminar por el Portal Reforma, en Los Portales de Toluca, observamos un curioso objeto en el que más de tres generaciones de toluqueños han conocido su peso, es un artefacto metálico que llama la atención de chicos y grandes, se trata de una báscula de los años sesenta que, además de marcar con precisión el peso, adivinaba la suerte.

De acuerdo con María Inés Naveda Villanueva, propietaria de la báscula, ésta fue propiedad del doctor Espinoza de los Monteros, que tenía una botica en el Portal Madero, para luego venderla al señor Alfonso Faure, cuyo un negocio era la venta de ropa para dama y caballero llamado “La Moda”.

La báscula la dio en comodato a don Alfredo Naveda Enríquez, padre de la señora María Inés, para después adquirirla como propiedad del negocio, por lo que, por más de 50 años dicho artefacto ha brindado servicio a la población que siente curiosidad por conocerla y ver su funcionamiento.

La mayoría de quienes hacen uso de esta báscula son los adultos mayores, sin embargo, la curiosidad invade a niños y jóvenes al ver que no se conecta a la electricidad y no es como las que conocen, ya que es un aparto 100 por ciento mecánico. Es una joya que hoy forma parte del mobiliario urbano de Los Portales

Al respecto, María Inés Naveda comentó “los pequeños y jóvenes que son de finales del siglo pasado y de este siglo piensan: qué báscula es, ya que no está enchufada, no está conectada, la báscula ni se conecta ni se enchufa porque es una báscula con el sistema mecánico totalmente, que no da ticket porque en los años sesenta no existía el ticket”.

Toluca, nuestra Capital con valor, guarda historias en sus calles, pueblos, barrios y colonias. El Centro Histórico es muestra de ello y la antigua báscula del Portal Reforma nos recuerda el valor de la salud y el respeto por lo bien hecho.

Advertisements