• La enfermedad se presenta cuando existe una reducción de la función renal

La enfermedad renal es un padecimiento en el que existe disminución de la función de los riñones y se clasifica en aguda y crónica. Entre las causas más comunes de esta enfermedad se encuentran el padecer diabetes, tener presión arterial alta (hipertensión)  o enfermedades del corazón, tabaquismo, obesidad y poca ingesta de agua.

Los doctores Ricardo García Guevara y Gabriel Israel Crespo Tapia, epidemiólogos de la Unidad de Medicina Familiar 61, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente, explicaron que la función de los riñones es filtrar los desechos y el exceso de líquidos de la sangre, que posteriormente serán excretados en la orina. Cuando existe disminución en este proceso, aumenta el nivel de creatinina en la sangre y es necesario realizar estudios sanguíneos para determinar el grado de deterioro en los riñones.

El diagnóstico de la enfermedad renal casi siempre ocurre cuando el paciente ya presenta algún tipo de daño en los riñones, y tiene síntomas como naúseas, vómitos, fatiga y debilidad, problemas de sueño, espasmos musculares y calambres, cambios en la producción de orina, hinchazón de pies y tobillos, pérdida de apetito y disminución de la agudeza mental.

El doctor García señaló que, por lo general, la enfermedad renal comienza lentamente y progresa de esta forma durante un número indeterminado de años. Sin embargo, no todos los pacientes avanzan de la misma manera de la etapa 1 a la etapa 5, que es conocida como etapa final o terminal.

No existe una cura para la enfermedad renal crónica, aunque el tratamiento puede retrasar o detener la progresión del padecimiento, y puede prevenir complicaciones graves. Durante las primeras etapas de la enfermedad, una dieta adecuada y medicamentos pueden ayudar a mantener el equilibrio fundamental que los riñones normalmente controlarían.

Sin embargo, el doctor Crespo explica que si esta progresa a insuficiencia renal, los desechos y los líquidos se acumulan en el cuerpo y es necesario realizar un tratamiento de sustitución renal, ya sea por diálisis (mediante máquina o peritoneal) o un trasplante de riñón, si el paciente es un candidato apto para este procedimiento y se cuenta con el órgano.

Finalmente, los especialistas resaltaron que el IMSS Estado de México Poniente cuenta con personal capacitado para el tratamiento de la enfermedad renal, por lo que exhorta a los derechohabientes para que acudan de inmediato a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) en caso de presentar alguno de los síntomas antes mencionados.

Advertisements