• Por fuera parecía una deshabitada casa. 

La policía relató que los menores parecían verdaderos “zombies” cuando fueron encontrados en la macabra casa.
A pesar de que convertirse en padres es un derecho, lo cierto es que esto debiese convertirse en un privilegio de sólo algunos. Aún cuando físicamente todos estamos capacitados para tener hijos, no todos estamos capacitados para hacernos cargo de otro ser humano. No es sorpresa ver en las noticias cómo algunos padres le han provocado la muerte a sus propios, luego de descuidar por completo sus vidas.


Hoy, una joven pareja del Reino Unido es noticia tras someter a sus 4 hijos a vivir en condiciones inhumanas. Debido a la severa adicción que ambos sufren, sus hijos lucían como verdaderos zombies al momento de ser encontrados por la policía en una casa “cubierta de heces”, la cual estaba completamente sucia.
Al momento de ser rescatados, los niños tenían erupciones cutáneas, enfermedades a la piel y vivían a temperaturas extremadamente altas. El juez Mark Brown manifestó que a este tipo de personas se les debe quitar la suerte de ser padres, ya que nadie merece vivir en estas condiciones y bajo esta crueldad.


Además de estar cubierta completamente con desechos, no existía la presencia de alimentos, por lo que personal uniformado tuvo que comprar de forma urgente comida para los 4 niños que se encontraban sedientos y hambrientos. Lo único que pudieron encontrar al interior del recinto fue una olla en la cocina, en la cual los padres se encontraban cocinando marihuana para posteriormente consumirla. 
Los oficiales de turno relataron que se vieron completamente sobrepasados por el olor que existía en la casa, lo cual generó que dos de los 4 niños presentaran enfermedades estomacales. 


Los padres cuya identidad no fue revelada con el fin de proteger la de los niños, fueron sentenciados a sanciones que realmente no tienen relación con todo el daño que provocaron. El padre de 23 años fue condenado a 14 meses, mientras que la madre de 29 se le entregó una sentencia suspendida de 14 meses, luego de que el juez decretara que padece de una severa condición mental.
El brutal hallazgo se produjo luego de que la policía concurriera a la casa por otro tipo de acusaciones. En el momento en que el padre sale en ropa interior, escuchan llantos por lo que decidieron irrumpir en la propiedad y esclarecer la situación. Cuando uno de ellos abrió una de las tres puertas que se encontraban completamente cerradas, el hedor lo aniquiló.
En una de las habitaciones había materia fecal por todas partes, en la que también hallaron 15 pañales sucios y ninguna ventana abierta. Además de restos de comida podrida y orina.
Los niños vestían sólo camisetas y en el momento en que la policía entró, bebían un líquido contaminado con fecas desde uno de los inmundos vasos que se hallaban en el cuarto. Uno de ellos presentaba manchas de sangre en su nariz y labio superior, lo que podría haberse originado con sus mismas manos y uñas. 
“El oficial escuchó un niño llorando y le preguntó si había un niño en la habitación. El acusado negó esto, pero los gritos continuaron”.
Aunque muchos alegaron en favor de los padres asegurando que eran muy jóvenes para ser padres, nada realmente justifica este brutal actuar en contra de 4 niños inocentes e indefensos, quienes podrían haber muerto hace mucho tiempo debido a las condiciones inhumanas en las que vivían. En este tipo de situaciones, 14 meses no representan en lo absoluto un índice de justicia.  

Con información de Upsocl 

Advertisements

¿Qué te parece?