En la Corte de Distrito, Volkswagen se declaró culpable de haber instalado un programa secreto en 580 mil vehículos en Estados Unidos, medida que permitió pasar pruebas de emisiones de gases por un periodo de seis años, superando hasta en 40 veces el límite de contaminación legalmente establecido.

Como parte de un acuerdo por 4 mil 300 millones de dólares alcanzado con el Departamento de Justicia en enero, relativo al masivo escándalo por las emisiones de motores a diesel, Volkswagen aceptó su culpabilidad en la conspiración para cometer fraude, obstruir la justicia e ingresar bienes con declaraciones.

Con información de: Proceso

Advertisements