Sara García / Toluca
Tras haber sido agredido por verificadores del Ayuntamiento de Toluca, Miguel Flores -vendedor ambulante-, dio a conocer que emprendió acción legal por el delito de lesiones, así como una queja en la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.

El martes, en redes sociales se publicó un video en el que se aprecia cómo verificadores arremeten en su contra e incluso agreden a un menor de edad, quien también buscará una sanción penal para los servidores públicos.

De acuerdo con don Miguel, desde hace 20 años, se ha dedicado a vender dulces afuera del Plantel Cuauhtémoc de la Universidad Autónoma del Estado de México, tiene 70 años y sufre de problemas con la presión arterial.

La de esta semana, fue la primera vez que vive un episodio violento por vender dulces afuera de las escuelas ubicadas en la calle Heroico Colegio Militar.

“Llegaron a recoger mi cosas, me jalonearon, por eso metí una demanda, me golpearon, a un chavo lo tiraron a la calle y le patearon la cara, nunca se quisieron identificar, taparon sus gafetes. Ya me revisó el médico, porque me lo pide el Ministerio Público, resulté con lesiones. Fui también a la Comisión de Derechos Humanos. En estos 20 años que llevo aquí es la única escena que me ha tocado algo así, en realidad nunca había pasado esto”, comentó.

Este miércoles el alcalde Fernando Zamora dio a conocer que el retiro del ambulante obedeció a una petición la directora del plantel Cuauhtémoc, María de los Ángeles Manzur, y de Erick Mañón, encargado de Seguridad y Protección Civil de la UAEM, ya que se le acusa de venderle cigarros a los alumnos de la prepa, el cual se pretende que sea un edificio 100% libre de humo de cigarro.

Cabe mencionar que hasta la fecha, el Ayuntamiento de Toluca reconoció que hasta el momento, 15 verificadores fueron separados del cargo por corrupción y agresiones físicas en contra de la ciudadanía, por este cargo los involucrados en el caso de don Miguel, quienes también enfrentan una investigación interna.

Advertisements