Lee Jae-yong, el heredero del grupo Samsung, negó el día de hoy haber incurrido en soborno y otros delitos que le son imputados por los fiscales especiales en relación al escándalo de corrupción y tráfico de influencias que involucra a la presidenta suspendida de Corea del Sur, Park Geun-hye.

El vicepresidente de Samsung Electronics tuvo este jueves 9 de marzo su primera audiencia en el Tribunal Central de Seúl, en la cual estuvo ausente pero sí representado por su equipo de defensa, el cual informó que Lee se declaraba inocente de una serie de cargos que incluyen soborno y malversación de fondos.

Lee, quien se encuentra en custodia desde el mes pasado, es sospechoso de haber dado o prometido 38.3 millones de dólares en sobornos a Choi Soon-sil, amiga cercana de la presidenta surcoreana, a cambio del respaldo del gobierno a la fusión de dos filiales de Samsung en 2015.

Información de: Aristegui Noticias

Advertisements

¿Qué te parece?