El actor, que lucha desde su fundación Thorn contra esta lacra, ha propuesto a los políticos estadounidenses desarrollar un ‘software’ para localizar víctimas en Internet

Ashton Kutcher acudió este miércoles al Capitolio de Estados Unidos —que alberga las dos cámaras del Congreso— para testificar ante el Comité de Asuntos Exteriores del Senado en una audiencia sobre los avances en la lucha contra la esclavitud moderna. “He estado en redadas del FBI en las que he visto cosas que nadie debería ver. He visto un vídeo de una niña de la misma edad que mi hija [2 años] violada por un estadounidense que estaba en Camboya de turismo sexual”, relató el actor a los congresistas. Kutcher creó en 2009 junto a Demi Moore —por entonces su pareja — la fundación Thorn, que combate la explotación sexual infantil con software.

El testimonio de Kutcher fue duro y él mismo se emocionó al trasladar a su audiencia el relato de 15 minutos: “Como parte de mi trabajo antitráfico humano he conocido víctimas en Rusia, en India he conocido a víctimas traídas desde México, víctimas en Nueva York, en Nueva Jersey, por todo nuestro país”, aseguró. El protagonista de Jobs o Killers explicó que una de las herramientas creadas por Thorn, llamada Spotlight, logró identificar a 6.000 víctimas en tan solo seis meses. “La tecnología puede utilizarse para permitir la esclavitud, pero también para desactivarla. ¿Podemos diseñar unas herramientas mejores que las suyas para combatir lo que está sucediendo?”, dijo el intérprete en el Capitolio.

1487236832_767992_1487240122_sumario_normal_recorte1

“Está funcionando. En seis meses, con el 25% de nuestros usuarios denunciados, hemos identificado a más de 6.000 víctimas del tráfico sexual, de las cuales 2.000 eran menores. Esta herramienta ha mejorado el trabajo de 4.000 agentes policiales en 900 agencias. Y hemos reducido el tiempo de investigación en un 60%”, aseguró Kutcher sobre Spotlight.

Insistiendo en la importancia de los avances tecnológicos en la lucha contra la explotación infantil, el actor reveló que, en una ocasión, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) pidió ayuda a Thorn después de investigar durante tres años los abusos sexuales a una niña que entonces tenía 7 años y de ser incapaces de encontrar al culpable: “Éramos la última línea de defensa. Un actor y su fundación”, exclamó. Sin embargo, no consiguieron ayudar al DHS a localizar a la víctima y, en ese momento, eso le destrozó: “Durante los siguientes tres meses, tuve que acostarme cada noche pensando que esa niña seguía siendo víctima de abusos y que si hubiera creado el software correcto la hubiésemos podido salvar”, añadió.

El congresista republicano Bob Corker, jefe del Comité de Relaciones Internacionales, tildó el trabajo de Kutcher de “inspirador” y de “un verdadero testimonio de emprendimiento de personas que asumen un riesgo a favor del bien social”. Corker, así como otros miembros del comité como Marco Rubio y Tim Kaine, lucieron un pin en la solapa con forma de cruz roja, que simboliza la toma de conciencia contra la esclavitud moderna.

Redacción El País

Advertisements

¿Qué te parece?