Gabriela Cuevas, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, consideró necesario que secretarios aclaren negociaciones con la Unión Americana para evitar filtraciones

Gabriela Cuevas, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, aseveró que la cancillería mexicana que realiza las negociacionesbilaterales con Estados Unidos, cumple con los protocolos que la ley demanda para su puesto, pero advirtió que ‘hace falta mayor rendición de cuentas’, a fin de evitar rumores y supuestas filtraciones de información.

En entrevista telefónica con Pascal Beltrán del Río para Grupo Imagen.

Lo anterior, después de que medios de comunicación estadunidensesemitieran información que asegura ser la conversación entre los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump; la también senadora por el Partido Acción Nacional (PAN) aclaró que en los últimos días ha estado en una gira de trabajo con sus homólogos de la Unión Americana.

(Las mesas de trabajo) se han realizado en Washington, Arizona, y ahora estoy en Nueva York. Sostuvimos junta con senadores, y buscamos tener mejores puentes de comunicación. Aclaramos que no pagaremos ni un peso, dólar o peny, así como la postura de nuestro país en torno al muro de Donald Trump. También hablamos de los impuestos a las remesas.

Y adelantó que, por parte del mismo grupo de colaboradores del mandatario de la nación vecina del norte, ‘no se le ve mucho futuro a la iniciativa, porque afectaría a millones de personas en México y Estados Unidos. En Arizona hablamos con ciudadanos y (políticos) con respecto a la situación migratoria de los connacionales’.

Si bien con Obama hubo muchas deportaciones, y algunas justas, ahora los casos son mucho más severos, plenamente injustos e innecesarios. Los migrantes requieren de la atención del Gobierno mexicano, necesitan mejoramiento del marco legal, de política pública, de mejores condiciones de vida en nuestro país”, para mengua el flujo de personas.

Aseguró que las autoridades estadunidenses realizan ‘redadas en lugares donde antes no se veían, van a las casas para ver si algún despistado les abre. Existen muchas migrantes que son madres solteras y no pueden registrar a sus hijos porque el esposo es deportado o enviudan’, lo que les dificulta el proceso ciudadano para sus hijos.

Se ha vuelto más violento. Vemos que los deportados no son criminales, sino ciudadanos que pagan sus impuestos. Vemos a gente que es buena y trabajadora. Los migrantes están en la clandestinidad, las autoridades los obligan a que les dé miedo de ir a los lugares públicos. Hay que estar mejor informados, naturalizarse, revisar cada caso”.

Finalmente, la legisladora señaló que hay algunos migrantes ‘que no hablan inglés, e incluso llegan a Estados Unidos sólo con su lengua indígena, lo que los convierte en personas más vulnerables, pues no pueden defender sus derechos básicos’, sin importar la calidad migratoria que posean, ya que se trata de seres humanos.

Con información de Excelsior

Advertisements